ESPIRITUALIDAD


En el proceso formativo
* Ponemos el acento en los siguientes valores evangélicos:
FRATERNIDAD
DIGNIDAD DE LA PERSONA
DIALOGO
APERTURA
INTERIORIDAD
SENCILLEZ
OPTIMISMO
COMPROMISO
DEFENSA DE LA VIDA
AMOR AL TRABAJO
AUTENTICIDAD

* Nos proponemos desarrollar la "dimensión trascendente" que favorece:
- la búsqueda del sentido de la vida
- la apertura al mensaje cristiano.

* Procuramos, mediante la catequesis:
- Celebrar la Pascua de Jesús y los sacramentos.
- Comunicar la Palabra e iluminar la vida desde ella.
- Estimular el compromiso del bautismo en la vida cotidiana.

- Descubrir la propia vida como Historia de la Salvación.
- Encontrarnos con el rostro amoroso de Dios Padre que se ha manifestado en Jesús y que nos envió al Espíritu Santo para animarnos.

 

CARISMA

Nosotras, las Hermanas CARMELITAS MI¬SIONERAS TERESIANAS, somos un eslabón más de la gran Familia Carmelita, que engran¬deció a la Iglesia con "grandes maestros del espíritu "tales como Teresa de Jesús, Juan de la Cruz, Teresa del Niño Jesús y muchos otros entre los que se destaca, por su singularidad, nuestro fundador: el padre FRANCISCO PALAÜ YQÜER(1811- 1872).

El padre Francisco fue beatificado, por S.S. el Papa Juan Pablo II, el 24 de abril de 1988.

Profeta de la Iglesia de su tiempo, en la contemplación Dios le dio a conocer que la Iglesia - "Dios y los prójimos"-, era el objeto de su amor y de su entrega y que María era "el tipo más perfecto y acabado de la misma".

A ella, a la IGLESIA, consagró su vida des-cubriéndola en las necesidades de los hombres de su tiempo. La amó sirviéndola con pasión, audacia y creatividad.

Nosotras, sus hijas, intentamos recrear este carisma en el "aquí y ahora" de nuestra historia.

En el campo de la educación
Nuestra propuesta:
Responde a un expreso deseo del padre FRANCISCO PALAU, quien va-loró el "ministerio de la enseñanza" como un "servicio amoroso a la IGLESIA".